Chicago, con sus famosos vientos sumados al frío, es más fria que la Antártida

chicago congeladaEn Chicago, donde los termómetros han marcado en varios días de este enero de 2019 la temperatura de 29º bajo cero, con sensación térmica de 40º bajo cero, al colgar una camisa recién lavada, no pasan 20 segundos y ya está dura como una tabla. Las temperaturas son tan bajas que, al lanzar al aire un chorro de agua hirviendo, no alcanza a tocar el suelo antes de congelarse.
 
La ciudad de Illinois es una de las principales afectadas por la masa de aire ártico, conocida como vórtice polar, que tiene en alerta a 14 Estados del país y ya ha causado once muertes.
 
Casi nadie se hace fotos junto a la emblemática escultura de acero Cloud Gate, en el Parque Millenium. Un selfi le podría costar una mano a un turista cuando la sensación térmica roza los -40º. Solo los muy osados, o resistentes al frío, se aproximan a uno de los símbolos de Chicago. Las pestañas se congelan, la piel arde, los ojos se irritan como si hubieran estado abiertos en una piscina con cloro. Caminar por las calles es adentrarse en un frigorífico sin salida.
 
La tercera ciudad más poblada de EE UU, con 2,7 millones de habitantes, no vivía un frío tan extremo desde 1985.
 
El vértice polar ha provocado la cancelación de más de 3.000 vuelos en lo que va de semana, la mayoría del Aeropuerto Internacional Chicago-O'Hare, uno de los más transitados del país.
...